Los musicales que conquistaron los Oscar a lo largo de la historia

El próximo 26 de febrero en el Dolby Theatre de los Ángeles, tendrá lugar la cita más importante del mundo del cine: la 89ª Edición de los Premios Óscar.

Este año, una de las claras favoritas para llevarse a casa la estatuilla es el musical La La Land, dirigido por Damien Chazalle, que opta a nada más y nada menos que 14 nominaciones. El musical lleva ya algunos años de capa caída, pero no tenemos que olvidar que durante muchos años, fue uno de los grandes géneros del cine y sirvió de plataforma para lanzar a estrellas reconocidas mundialmente. Por eso, desde LowMedia queremos rendir un pequeño homenaje a este género tan pintoresco y os traemos Los musicales que conquistaron los Óscar a lo largo de la historia.

1920s: “The Boradway Melody”

Ganadora del premio por Mejor Película en los Óscar de 1929, fue la segunda película de la historia en ganar la estatuilla. Lamentablemente hoy esta película es considerada una de las peores, sino la peor, película en llevarse la estatuilla. Sin embargo, este musical abrió las puertas a la época dorada del musical.

1930s:The Great Ziegfeld

Ganadora en los Óscar de 1936, esta película cuenta la historia de Flo Ziegfeld, uno de los productores más famosos de Broadway. Sorprendente que fuera este musical y no clásicos como “42nd Street” o “The Wizard of Oz”, la que ganara el Óscar a Mejor Película. Hoy en día también está considerada como una de las peores películas en llevarse el premio, debido a su historia incoherente.

1940s:Going my way

Ganadora en la edición de 1944, esta película se llevó el Óscar a Mejor Director y Mejor Guion Adaptado, además de los de Mejor Actor y Mejor Actor de Reparto. Otra nominada que merece mención es “Anchors Aweigh” de Gene Kelly. Todos recordamos aquella escena del actor bailando con un ratón animado.

1950s: “Un Americano en París

Dos películas consiguieron ganar el Óscar a mejor Película en esta década: “Un Americano en París” y “Gigi“. Sin embargo, la ausencia en esta lista de “Cantando bajo la lluvia” es notable. Pese a que nos extrañe a todos, no llegó a ser nominada en la categoría de Mejor Película.

1960s: “My Fair Lady

En la década de los 60, cuatro musicales se llevaron el preciado premio: “My Fair Lady, “West Side Story“, “Sonrisas y Lágrimas” y “Oliver!“. Sin embargo, la que más nos ha llamado la atención ha sido My Fair Lady. Ganó el premio a Mejor Película pero Audrey Hepburn no fue nominada. ¿Por qué? Ella no cantaba. El rango vocal de Hepburn no era el adecuado y la tuvieron que doblar. Una pena que no decidieran contratar a la actriz que había llevado el personaje al teatro. Era demasiado desconocida dijeron. ¿Les suena Julie Andrews?

1970s: “Cabaret

Los 70 marcaron la primera década en la que ningún musical ganó en Mejor Película, pese a tener joyas como “Cabaret” y “All that Jazz“. Por supuesto, ganaron otras categorías de los premios, pero no consiguieron alzarse con la más preciada.

1980s: “Annie

Los años 80 no fueron buenos para los musicales en la gran pantalla. Películas como “Annie”, “A chorus Line” y “Que no pare la música” fracasaron en las taquillas y no tuvieron tampoco buenas críticas.

1990s: “La Bella y la Bestia

Los años 90 fue el resurgir de los musicales de Disney. Tras unos años de parón, Disney volvió más fuerte que nunca apostando por los musicales. Así, durante esta década nos podemos encontrar genialidades como “Aladdin“, “El rey león” y “Hércules“. Fue La Bella y la Bestia, sin embargo la única que consiguió ser nominada a los Óscar por Mejor Película.

2000s: “Chicago

A comienzos del nuevo siglo, el musical volvió a estar en primera plana en los Óscar. Chicago, se llevó el premio más cotizado, en total 6 Óscar. A esta la siguió “Dreamgilrs“, que le dio el Óscar a Jennifer Hudson por Mejor Actriz Secundaria y una decepcionante “Nine”.

2010s: “La La Land

Llegamos a final del recorrido. La La Land se une a la lista y acompaña a la premiada “Los Miserables“, que no consiguió llevarse a casa el Óscar a Mejor Película. No sabemos si La La Land ganará o no, pero lo que está claro es que el género musical ha revivido una vez más.