Cómo hablar a cámara parte II

12th Feb 2018 Narrativa, Trucos

3. Durante el vídeo habrá imágenes (recursos).

A no ser que sea algo muy específico, vuestra discurso irá acompañado de imágenes o grafismos de vuestra empresa/proyecto. Por lo que no hay que ponerse nervioso al hablar a cámara. Grabaremos todo vuestro speech en un vídeo al que luego se irán añadiendo otros planos. Entonces, ¿Por qué tengo que hacerlo mirando a cámara? Porque a parte de que es bueno ver a un persona hablando de lo que quiere mostrarnos, nos sirve para crear un montaje más rítmico donde intercalar unos planos con otros.

Nunca se debe grabar un trozo del speech en vídeo y otro sólo el sonido porque  el tono cambia, la actitud no es la misma, y si ya lo haces leyendo la diferencia es abismal.

4. La importancia de la mirada y los silencios.

Imaginemos que organizáis el speech en dónde parezca que estáis contestando a una pregunta hecha por un entrevistador, el cual no aparecerá en pantalla (ni su imagen ni su voz). Es muy importante no contestar solapando la voz del entrevistador. Para ello es recomendable dejar unos segundos de silencio desde que lanzan la pregunta y la contestación.

Lo mismo al final, es importante no terminar el speech y justo después continuar hablando con preguntas o frases del tipo: ¿Ya?, ¿Cómo ha quedado? Para no tener problemas de solapamiento que se mencionan en el post anterior.

Y no dejemos de lado la mirada. Mantén la vista a quien se está hablando, para que en el montaje no aparezcan movimientos raros de ojos.

5. La apariencia importa.

La ropa que hay que llevar tiene que ser lisa, sin patrones pequeños, y de colores planos. La ropa de ese tipo crea el famoso efecto moire, que hace parecer que las lineas o puntos de la ropa se muevan. Cuidado también con los cuellos altos, el micrófono podría quedarse pegado al cuello causando molestias y el sonido se recogería como si estuviera metido en una caja hueca.

6. Cuidado con el equipo técnico.

Tienes que ser consciente que llevarás un micrófono encima, posiblemente con cable. Moverse sin avisar podría tirar todo el equipo. De la misma manera todos los roces y toques que se hagan en la zona del micrófono genera un ruido muy molesto para quien esta monitorizando el sonido.

7. Los nervios no son excusa.

Nosotros más que nadie sabemos lo que impone estar frente a cámara, más que estar frente a un público. No somos psicólogos para saber el porqué de esas razones. Pero sí somos técnicos competentes que estarán ahí para guiarte. Si hay que repetir, se repite hasta que todo esté bien. Es tu vídeo, recuerda.

Estos pequeños consejos te ayudaran hacer un vídeo perfecto. Y qué mejor manera que practicar para conseguirlo. Aquí estamos para ello.

Feliz Vídeo.